LA PINTURA IMPLÍCITA 
Andrés Ortiz-Osés 

        EL SENTIDO EXISTENCIAL. Sentido del hombre en el mundo

        Editorial: El Innombrable 2016

Visito la casa del pintor Carmelo Méndiz, acompañado por su compañera María Pilar. El artista es un tipo implícito como su obra. Observo una escultura implícita, o sea, sin explicitar, diluida y fragmentada, así como un retrato que delinea levemente lo implícito o interior. Se trata de exhibir el silencio y de patentar lo latente: véanse al respecto sus extraños retratos de personas relevantes sinuosamente reveladas. Lo latente o implícito tiene formas o vetas religiosas diluidas, como esas crucifixiones silentes y esos rostros agazapados en la materialidad del lienzo. Se trata de una religiosidad profana, es decir, de una religación desligada. Yo hablaría de una “desreligación” que deja la materia pictórica latiendo: véase al caso la Piedad difuminada que contemplo en su cuarto de estar o estancia.


Hay una evolución de la obra juvenil de Carmelo Méndiz a su obra madura. Su obra primera era crítica y agresiva, de perfiles agudos, como el Don Quijote depositado en Casa Gassner en Bludenz (Austria); su obra posterior es blanda y esponjada, dúctil. Antaño pintaba las vértebras del mundo, ahora repinta la urdimbre carnosa de lo real: véase el cuadro cromático que observo en su habitación, con sus colores de derecha a izquierda y de más a menos.


Se cumple aquí el paso de la estructura a la urdimbre, disolviendo la vieja pintura agresiva en su reblandecimiento cromático. La obra de Carmelo Méndiz pertenece a una posmodernidad interior o interiorista, capaz de exteriorizar lo interior y de interiorizar lo exterior.


Comenzó su andadura pictórico/escultórica con Ángel Orensanz, el aragonés afincado en Nueva York. Carmelo Méndiz es un artista callado pero no encallado, acallado por una crítica de arte burocrática y crematística. Esta breve reflexión pretende desacallar su persona y su obra, objeto de un acallamiento algo encanallado, precisamente por parte de los que debieran haber visto algo interior en el exterior de su obra de arte.


Pero, ¿qué veo en el interior del exterior de esta obra implícita? He hablado de “desreligación” para mostrar cómo en esta pintura habría una desligación de lo sagrado o religioso, desligación que tendría un carácter liberador o de liberación. Ya el maestro Eckhart habló de liberarnos del Dios, en nombre de lo abierto y lo libre, a modo de descosificación o desrealificación –desreificación- de lo sagrado o divino.


Lo cual implica una simbolización o lectura interior, una visión no cósica o inmanente de lo sagrado, pero tampoco clásicamente transcendente. Algunos autores como Jean-Luc Nancy hablan al respecto de “transinmanencia”, colocando lo sagrado o religioso dentro y no fuera, en el interior y no en el exterior, en lo profano y no en el cielo, en la realidad vaciada de realidad, así pues en cierta surrealidad del sentido.


Pues lo sagrado es lo numinoso, y lo numinoso no es lo luminoso, sino la luz que brota en las tinieblas.





CREACIÓN Y RE-CREACIÓN

Pedro Luis BLASCO AZNAR.

Universidad de Zaragoza

Creación “pictórica” y “artística”. Creación porque el artista auténtico tiene su personalidad original. Por eso me olvido en esta ocasión de todos los “…ismos” que definen la abigarrada y umbría variedad in-definida de escuelas, tendencias, etc., que confunden al neófito.

Pero es artista todo el que gusta del arte; no solo el que pinta los cuadros, también quien los contempla: aquél crea arte, éste lo re-crea. Creación y re-creación artísticas en la unidad de la “comunicación personal”

Realidad viva, pero alineada y alienante. Revisión cosmovisional. “Pintura escultural” (M. ERZENGEL) arista y chocante; matizada de ironía y de un angustioso escepticismo que cobran vida y objetividad en el peculiar trenzado de forma y color que Méndiz nos ofrece y que manifiestan, parcialmente, características de nuestra época.

Ante el recuerdo de la “dimensión perdida” (Tillich), me pregunto: ¿búsqueda o huida de la dimensión de profundidad? (paralelismo artístico y existencial).

Nosotros, que en la contemplación de las obras las re-creamos, pongamos la respuesta.




PINTURA Y REALIDAD 

Miguel ERZENGEL

LA PINTURA ESCULTURAL DE CARMELO MENDIZ Según la interpretación tradicional en que abunda nuestro sentido común, la pintura contemporánea realizaría una representación "dinámica" de nuestro mundo: la urdimbre embarazada de la realidad, la génesis embrionaria de las cosas, la fluidez botánica de nuestra realidad. No muy alejada de esta interpretación romántica del arte se encuentra la tesis neotradicional según la cual la obra pictórica implicaría una serie de designio o significación existencial. Nada más alejado de la verdad del arte pictórico actual. Ambas interpretaciones -la vitalista y la existencialista- aplican viejos conceptos a nuevas realidades.

En efecto, la pintura actual no nos introduce -qué desencanto- en la realidad sino que, viceversa, introduce la realidad en sus módulos y modulaciones. No nos ofrece una génesis de lo real, ni su devenir, ni su concrescencia; al revés, nos ofrece el baremo de la realidad, su fisura, su señalización. Pintar no es pintar una realidad viva vivida, sino revivir la pintura misma de una realidad objetiva; no es invocar la realidad, sino ofrecer "señales" de su significación en los vacíos que deja la propia ausencia de lo real. La pintura actual nos presenta en sus más diversas pero características manifestaciones un corte estructural del flujo y reflujo de la realidad vivida, no para liquidarla sino para mantenerla en forma. Como en el caso de la literatura, su mejor salvaguardia no es su vivencia sino su convivencia, no su exaltación sino su objetivación. Las creaciones del arte actual se presentan como experiencia objetivada de nuestra libertad humana.

En este ámbito del arte pictórico actual se inscribe la pintura escultural de Mendiz. La inflexión de sus formas -reformas de la realidad-, la reestructuración de las imágenes de nuestra realidad -disolución y consiguiente resolución- , la presencia de oquedades, vértebras y ausencias significativas, constituyen un ejemplo de lo que el arte actual pictórico realiza: el ofrecernos el montaje de la realidad. O mejor, su señalización. (...Porque el monje que vemos no es monje porque nos vea ni es monje porque lo veamos: es monje porque se ve, porque se ha objetivizado su propia mirada significativa, porque se ha logrado la señalización de su sentido. Por ello, el "habito" aquí sí que hace al monje).





CARAS FISIOGNOMICAS 

Por J.P. FLAMENT. Bruselas

“El denominador común de esta exposición de retratos, es que todos los personajes presentados hayan sufrido” me dijo una joven en la muestra. Lo que me permite sostener la tesis del creador sometido a criterio de sufrimientos, de persecuciones, de presiones, de malversaciones.

Es raro, extraño, en efecto, citar en la Historia a un creador feliz.

Los pueblos sin historia no dejan apenas huellas tras ellos, y las mayores obras de arte, las más bellas formas de arte que nos han llegado del pasado son vestigios de una fe perseguida , de una libertad oprimida o de una duda cuya respuesta fue sugerida…

Carmelo MENDIZ ha experimentado muy bien esta idea de lucha en su creación.

A cada personaje, en el que ha plasmado su carácter con firmes trazos, manifiesta que éste o aquel, haya llevado a cabo una lucha personal, haya experimentado un gran temor y mordedura de la vida, y para la mayoría, haya llegado a ser emblema de las tendencias sociales y su estrado.

Animo, sin duda alguna, para el artista Carmelo MENDIZ, que no ha dudado buscar, a través de la Historia de los tres últimos siglos, los representantes de las luchas de todas las ideologías y de reunirlos así, en galería de retratos, en “cena de cabezas”, a fin de realizar la síntesis de una libertad adquirida lentamente, paso a paso, queja a queja, por la consciencia ilustrada de la Humanidad.



SUSAN STUIB STONY BROOK. 

State university of New York

El lenguaje del arte no necesita las palabras para expresar su significado. No hay barreras, fronteras o confusiones dentro de su estructura, ni tampoco hay lugar para provincialismos sino una promesa de libertad en la expresión.

El arte es universal, independiente y permite una interpretación subjetiva de la idea que expresa el artista en su obra. El arte es un camino por el cual el artista comunica algo al resto del mundo. CARMELO MENDIZ conoce el lenguaje del arte, y lo usa para ser lo que es; una persona universal.

Las pinturas y esculturas de MENDIZ emanan un estímulo que ayuda a escapar de los límites de la monotonía cotidiana, e introducen en un mundo dinámico. Con cada pincelada crea un espíritu oscuro y sin brillo al principio, para darle después vida y vibración. El demuestra su maestría en el dominio de figuras y formas. Una impresión duradera que tarda en marcharse.

¿Cómo explicar una puesta de sol?

Que difícil sería usar palabras para describir la maravillosa coloración y abstracción de tan natural belleza; así como ocurre con las obras de CARMELO MENDIZ. Por lo tanto, mejor que más introducción, la contemplación de sus obras es un deber, para conocer las verdaderas dimensiones de su inmenso talento creador.

The language of art needs no words to express its meaning. There are no barriers, frontiers, or confusions within its structure, nor is there room for provincialism rather a promise for liberty and open-mindedeness.

Art has the freedom of being universal and allowing all to understand its ideas. Those who create art are universal people. They have the desire to communicate with everyone in all parts of the word; CARMELO MENDIZ, without a doubt, can be considered such a universal person.

A stimulation is brought forth through Mendiz’s many painting and sculptures enabling one to escape the boundaries of every-day monotony and to enter into a dynamic word. Whith every stroke of his brush, MENDIZ creates a mood, and to once-dull and dormant oils, he gives life and vibrancy; he demonstrates his mastery in his command of shapes and forms. A lasting impression lingers.

How does one explain a sunset?

How difficult it would be to use words to describe the marvelous coloration and abstractions of such a natural beauty; likewise, with the words of CARMELO MENDIZ. Thedefore, better than further introduction, the viewing of his exposition is a must, to convey the true dimensions of his boundless talent maker.



Sobre ‘FIGURAS’ 

Mme. ANITA NARDON

Médaille de Vermeil Arts Sciences et Lattres (Commandeur). Bruselas.

Desde su paso por Bruselas, Carmelo Méndiz ha sido muy resaltado tanto por la calidad de su pintura como por la originalidad de su inspiración. Cosa rara: Esta exposición suya que ha presentado, está basada en un tema único, el hombre, con una expresión única, la silueta.

Todo el encanto de la muestra reside en los juegos de colores y de luz de cada tema y en esta intensidad de la materia que él tiene tan bien aprehendida. Si la construcción de cada cuadro hace pensar en Méndiz-escultor, la técnica pictórica es también de un artista perfectamente formado.

Su primera exposición en Bruselas sorprendió un poco al público, totalmente extraño a este género de pintura. Sin embargo, rápidamente, los verdaderos aficionados han comprendido que se trata de una pintura de no “laisser passer”. La gran revista ilustrada POURQUOI PAS? le comparaba a Wilfredo Lam y Camacho, dos nombres-referencia que valen más que un largo discurso.